Guía básica para camperizar tu furgoneta con éxito

Camperizar furgoneta

Aventurero/a… ¡bienvenido al mundo de las camperizaciones!

Las camperización de tu furgo te dará un montón de alegrías, pero también puede darte alguna que otra desagradable sorpresa si no conoces un poco de que va todo esto. 

En esta guía descubrirás las pautas básicas para introducirte en este mundo sin sobresaltos: tipos de vehículos camperizables, precios y nociones básicas para homologar con éxito.

¿Preparado? Arrancamos. 

¿En qué consiste camperizar una furgo?

Camperizar es convertir un vehículo (furgón, camión, coche, autobús, ambulancia…) en tu fiel compañero de aventuras para viajar y pernoctar con seguridad.

Es decir, la furgoneta camper es un hogar con ruedas. Tu nueva compañera de viajes, con permiso de tu pareja (si la tienes).

Dentro de tu “furgo camper” tendrás todo lo necesario para desplazarte a cualquier lugar con autosuficiencia.

Esta es la teoría. Vamos con los detalles.

¿Cuánto tiempo se tarda en hacer una camperización?

Pues depende del tipo de camperización y del propio trabajo que tenga en cola el camperizador. Si se trata de montar un techo elevable será mucho más rápido que realizar una camperización completa de una furgoneta de gran volumen.

¿Camperizar o comprar el vehículo preparado?

La primera duda que sobrevuela en la mente del futuro camper es si es mejor comprar una furgoneta vacía, adaptándola al gusto, o comprarla ya camperizada (por otro camper o por un fabricante especializado).

En el mercado puedes encontrar furgonetas camperizadas nuevas y de segunda mano. Te permitirán viajar desde el primer minuto, esa es su mayor ventaja, pero tienen dos problemas: su coste es elevado y están hechas a imagen y semejanza de otra persona.

La opción más popular es comprar un vehículo y adaptarlo a tu gusto, ya sea contratando a un camperizador profesional o haciéndolo tú mismo.

¿Qué vehículo comprar para convertir en una camper?

El límite está en tu mente.

Puedes camperizar cualquier tipo de vehículo: autobuses, ambulancias, furgonetas pequeñas, furgones grandes, incluso coches de todos los tamaños. Aunque, como es obvio, las limitaciones de un coche son evidentes. Cuestión de espacio.

Por precio, espacio y oferta, la mejor opción para camperizar son las furgonetas. Hay un sinfín de opciones con espacio suficiente para viajar con comodidad.

¿Nuestra furgoneta favorita? La Fiat Ducato Camper. Tiene todo lo necesario para convertirse en una fiel compañera de aventuras.

Volkwagen T3

Pasos para camperizar tu furgo

Esos son los pasos que debes seguir para camperizar tu camper:

1.Limpiar la furgoneta

Si has comprado una furgoneta de segunda mano, tendrás que limpiar a fondo el vehículo. Prepara acetona y un rollo de papel. 

Al utilizar acetona, un compuesto químico altamente agresivo, es necesario hacer uso de elementos de seguridad: guantes, mascarilla y gafas protectoras. 

Este es el paso más tedioso del proceso de camperización, pero necesario para pasar a los siguientes. Si has comprado una furgoneta a estrenar, directamente del concesionario, estará impoluta y podrás ahorrarte esta faena.

2.Crear el diseño del interior de la furgoneta camper

Antes de ponerte con el trabajo duro, debes planificar.

Toma asiento, coge papel y lápiz y haz un dibujo del diseño que quieres que tenga el interior de tu furgoneta camper. Te servirá de boceto para crear, posteriormente, el plano 3D que te servirá de guía. 

Existen muchos programas de diseño que te permiten crear bocetos de furgonetas camper. Uno de ellos es Sketchup, un software gratuito muy fácil de utilizar, que permite crear diseños de interiores personalizados.

El diseño del interior de tu furgoneta debe contener todo lo que vas a introducir en ella, así como la distribución de los muebles y las medidas reales.

3.Aislar el interior de la furgoneta camper

Antes de proceder con el montaje de los muebles o de cualquier elemento que vaya a contener el vehículo, se debe aislar el interior de la furgoneta camper. 

La importancia de hacer un buen aislamiento térmico en tu furgoneta es tal, que es lo que evitará las condensaciones de vapor, que pases frío en invierno y que pases calor en verano.

Al tener un buen aislante, además, consumirás menos combustible y reducirás así, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

Tendrás que tapar aquellos agujeros y zonas por las que se cuele el frío y el calor, como: suelo, techo, vigas y pilares, paredes, ventanas, etc.

Podrás aislar el interior de la furgoneta camper utilizando alguno de los siguientes materiales:

  • Lana de roca: uno de los aislantes más conocidos. Este material es un buen aislante térmico y acústico. Mantiene la temperatura del interior y aísla del ruido exterior. Es muy flexible, adaptándose bien a las formas de la camper. Es ignífugo, no sale ardiendo;
  • Aislante multi-capas reflexivo: conocido como aluminizado multi-capa, está formado por varias capas de distintos materiales: aluminio, poliéster, plástico de burbujas u otros, que crean una bolsa de aire en su estructura. Aísla mejor el calor que el frío. Es de fácil colocación e impermeable al vapor;
  • Aluminio con burbujas de polietileno: este material es ideal para aislar techo, paredes e incluso suelo. Al ser un material fino, no se debe utilizar como único sistema de aislamiento;
  • Foam autoadhesivo: buen aislante termo-acústico. Barato y de fácil colocación;
  • Espuma de polietileno expandido: utilizado comúnmente para embalar objetos frágiles, es un material flexible y un buen aislante acústico e impermeable. Entre sus inconvenientes: altamente inflamable y combustible;
  • Planchas de poliestireno extruido (XPS): hace frente al vapor. Es capaz de mojarse sin perder sus propiedades. Es un material ligero y perfecto para aislar suelos. No es adecuado para paredes irregulares. Es inflamable;
  • Planchas de poliestireno expandido (EPS): potente aislante térmico que resiste mejor el frío que el calor. Es ligero e impermeable, pudiéndose mojar sin pudrirse. Es muy inflamable;
  • Kaiflex: es el mejor aislante térmico y acústico de todos. Evita la condensación y la oxidación. Es un material fácil de colocar que se pega directamente sobre la chapa. Su principal inconveniente es el precio, es el más caro.

 

Ante la duda, y debido a la gran cantidad de opciones disponibles, lo mejor es combinar capas de distintos materiales térmicos y consultarnos cualquier duda que puedas tener.

4.Aislar ventanas y claraboyas en la furgoneta camper

El objetivo de instalar ventanas y claraboyas es tener zonas por las que entre la luz solar y por las que circule el aire.

Esto te permitirá disfrutar de una correcta ventilación mientras cocinas, pero también, refrescarte en verano y evitar la condensación durante los fríos meses del año.

Para colocar ventanas y claraboyas, tienes que hacer todos los agujeros que conectarán el interior de la furgoneta con el exterior. Antes de esto, mide bien y marca el recorrido que harás con la herramienta de corte. Cuando tengas esto claro, haz los agujeros.

Después de hacer los agujeros, líjalos para eliminar virutas, límpialos y dáles tratamiento anti-óxido para evitar las temidas oxidaciones.

Para sellar ventanas o claraboya, necesitas un adhesivo específico para furgonetas y autocaravanas. Por lo general, suelen ser resistentes al sol y a las inclemencias meteorológicas.

Para la claraboya, puedes hacer un marco de madera encajado en el interior de la camper y atornillarlo para dotarlo de más sujeción.

Es muy importante que todos los elementos que vayas a instalar en tu furgoneta, como ventanas y claraboyas, sean homologados para no tener problemas al aprobar las inspecciones técnicas. Si tienes alguna duda con respecto a esto, consulta en tu ITV más cercana.

5.Fabricar (o comprar) y colocar los muebles

Una vez aislada por dentro la furgoneta camper, podrás medir el espacio disponible para acomodar los muebles. Si no eres mañoso con la carpintería, te recomendamos comprar los muebles.

Ya sea que los fabriques tú, los compres en una tienda especializada o recurras a un carpintero que te los haga a medida, utiliza tableros de buena madera que sean delgados, resistentes y livianos.

Es muy importante que elijas los mejores materiales para tu zona de descanso y que ésta sea lo más cómoda y funcional posible, aprovechando al máximo todos los espacios disponibles.

6.Añadir otros accesorios

Puedes añadir todos los accesorios que desees para hacer tus viajes más entretenidos y cómodos, como por ejemplo:

  • Mini WC o inodoro portátil: también conocido como baño químico, es similar al que se utiliza en caravanas, pero en un tamaño más reducido. No es un elemento imprescindible, pero te brindará comodidad a la hora de hacer tus necesidades. Cagar en tu furgo es un lujo 😉 
  • Batería auxiliar de 12V: es apropiada para cuando lleves más de un electrodoméstico para no depender únicamente de la batería principal del coche. Esta se instala como si fuera una batería auxiliar al vehículo con un relé automático. Cuando el coche esté en marcha, el alternador es quién se encarga de suministrar energía a la batería principal. Pues bien, cuando ésta está cargada, pasará su energía a la segunda batería, que podremos utilizar para uso corriente.
  • Iluminación LED: añade en el techo de tu furgoneta camper tiras de luces LED autoadhesivas para tener iluminación en el interior cuando caiga la noche. Éstas consumen muy poco y funcionan a 12V con la batería auxiliar.

7.Materiales para camperizar una furgoneta

Con el modelo de furgoneta camper escogido, el presupuesto estudiado y revisado y el diseño de la furgoneta al detalle, es el momento de comprar los materiales para que te puedas poner manos a la obra.

Acude a tiendas especializadas en furgonetas y productos para camper y a centros de bricolaje y materiales de construcción como Leroy Merlín, Bricodepot o Bauhaus, entre otros. Aquí encontrarás todo lo que necesitas para camperizar una furgoneta.

Algunos de los materiales que estarán, sí o sí, en tu carrito de la compra son:

  • Para limpiar la furgoneta: acetona, rollo de papel, guantes, mascarilla y gafas protectoras…
  • Para aislar el interior de la furgoneta: material aislante, como lana de roca, foam autoadhesivo o kaiflex, entre otros;
  • Elementos de ventilación: ventanas y claraboyas y materiales para tratarlas, como lija, tornillos, adhesivos para sellarlas a la furgoneta…;
  • Para iluminar la furgoneta: tiras de LED autoadhesivas, entre otros sistemas de iluminación;
  • Para la fabricación de los muebles: tablones y maderas, tornillos, bisagras, guías para los cajones y cualquier cosa que se te ocurra.
  • Si quieres ahorrar en la compra de materiales, adquiere todo lo que puedas en tiendas online como Amazon o Aliexpress.

Si quieres más información sobre cómo camperizar una furgoneta también puedes consultar la guía de cómo camperizar una furgoneta que se curraron Eduardo y Rocío de «Sin código postal». 

¿Cuánto cuesta camperizar una furgoneta?

La típica pregunta que todo futuro camper se hace de inicio. ¿De cuánta pasta estamos hablando?

Depende de un montón de factores, principalmente dos: el tipo de furgoneta que compres (pequeña, mediana o gran volumen) y lo que quieras incluir en ella.

Pero no te preocupes, te daremos un presupuesto aproximado de lo que puede costarte una camperización más o menos “normal”.

Precio de camperizar una furgo uno mismo

El límite lo marcas tú. Un presupuesto extremadamente low cost, con lo mínimo para viajar (cama, cocina, baño, aislamiento rústico y algún mueble) parte de unos 500€.

Pero estamos hablando de lo más básico que puedes instalar. Sin lujos, por supuesto. Tampoco tendrás instalación eléctrica (uno de los puntos que más encarece las camperizaciones) ni muebles a medida.

Lo habitual para viajar con comodidad es hacer una camperización estándar. El presupuesto aproximado para una furgoneta de tamaño medio es el siguiente:

  • Aislamiento: entre 100 y 300€.
  • Paneles solares: entre 200 y 400€.
  • Instalación eléctrica: entre 400 y 600€.
  • Panelar el interior y amueblar: entre 200 y 600€.
  • Calefacción: entre 400 y 800€.
  • Agua y baño: entre 300 y 600€.
  • Cocina: entre 150€ y 600€.
  • Cama: entre 100 y 200€.
  • Pintura, suelos y otros: entre 200 y 400€.

 

A estas cifras hay que sumar la homologación, que es muy variable en función de la instalación pero ronda, de media, los 600€.

Sumando lo anterior, y teniendo en cuenta que la mano de obra la pones tú, tenemos un coste aproximado de entre 2450€, para una opción básica pero funcional, y 5100€ para una camperización estándar (sin extras).

Recuerda, los precios anteriores son aproximados y parten de una instalación en un furgón de tamaño medio. En furgonetas de gran volumen pueden aumentar hasta un 50%. Además, este presupuesto puede aumentar drásticamente si añades algunos extras para mejorar tu comodidad: batería adicional, techo elevable, toldo, etc.

El precio de los camperizadores profesionales

La aventura está en tus genes, pero quizá no tengas los conocimientos suficientes para aislar la furgoneta, para diseñar el sistema eléctrico o para instalar los sanitarios.

O puede que prefieras dedicar tu tiempo a disfrutar de otras tareas con mayor valor para ti. Porque recuerda, en el presupuesto anterior no está incluido tu tiempo. Y para camperizar una furgoneta necesitas mucho tiempo, siendo optimistas en torno a dos meses de trabajo.

No sufras, hay una alternativa: los camperizadores profesionales que saben mucho de hacer camperizaciones y pueden hacer este trabajo por ti. 

Los precios son muy variables dependiendo del profesional, de tus necesidades y del tipo de furgoneta.

A modo orientativo, el coste “llave en mano” (camperización, proyecto, homologación, ITV, impuestos y garantía) oscila entre 15.000 y 30.000€.

Claro que, este rango de precios es muy amplio y solo es orientativo.

¿Es posible camperizar por menos de 15.000€? Sí, reduciendo mucho las opciones. Del mismo modo, también puedes invertir más de 30.000€ si tu deseo es montar una furgoneta de gran volumen con todas las comodidades que puedas imaginar. 

Accesorios camper

El maravilloso mundo de las homologaciones camper

El precio pone en jaque a los futuros campers, pero hay otro aspecto crítico que debes conocer antes de iniciarte: las homologaciones de la furgoneta.

Son un auténtico quebradero de cabeza para todos los aficionados. Alargan los plazos para disfrutar de la camperización y suponen un coste extra nada desdeñable.

Además, son -casi- obligatorias.

¿Qué se puede hacer sin homologar?

Camperizar y homologar son términos íntimamente ligados. Casi todo lo que hagas en tu furgoneta tiene que pasar la pertinente homologación.

Para comprender qué se puede hacer sin homologar hay que tener claro lo siguiente:

El concepto de carga y de muebles:

Hay dos términos vitales para comprender las homologaciones camper:

  • Carga: mercancías sin anclar, pero sujetas y protegidas de los pasajeros.
  • Muebles: estructuras convenientemente ancladas al vehículo.

 

Aunque la ley admite interpretaciones, hay un punto que no ofrece discusión: si la furgoneta lleva muebles fijos tendrás que homologarla, sí o sí, como “vehículo vivienda”.

Objetos aceptados sin homologación:

  • Toldos
  • Portabicicletas
  • Muebles sin anclar.

 

Quédate con la regla general: si anclas, tienes que homologar.

Diferencias entre homologación e ITV

Los que dan sus primeros pasos en el mundo camper suelen confundir estos términos. Es sencillo:

  • Homologación: documentos que validan los cambios realizados en la furgoneta.
  • ITV: trámite para verificar que todo el proceso de homologación ha sido realizado correctamente.

¿Cuál es el paso a paso para homologar una furgoneta camperizada?

De forma resumida, esto lo que debes presentar para el vehículo sea legal a todos los efectos:

Boletín eléctrico:

Las instalaciones eléctricas de 220 voltios necesitan un boletín eléctrico, que oscila entre 80 y 200€, y que te facilitará un instalador eléctrico autorizado previa comprobación de la instalación.

Boletín de gas:

Este trámite es similar a la anterior. Imprescindible si el furgón tiene instalación de gas. El boletín lo facilita un instalador autorizado y tiene un precio que ronda los 100€.

Certificado del taller:

Es necesario que el taller encargado de camperizar el vehículo indique el número de registro industrial donde se han realizado las reformas. Si las has hecho por tu cuenta también necesitarás este certificado. Tiene un precio de unos 90€.

Proyecto técnico:

El proyecto es la parte que más asusta a los campers. Debe realizarse cuando todas las reformas se han completado (a menos que no te importe pagar cada vez que realices una nueva modificación).

El encargado de este trámite debe ser un Ingeniero Industrial colegiado. El proyecto tiene la finalidad de verificar que todas las modificaciones cumplen la normativa vigente y los requisitos de seguridad.

Incluye cálculos, memorias, certificados e informe de conformidad.

Su coste oscila entre 400 y 500€.

ITV:

Mero trámite de comprobación. Un ingeniero de la ITV verificará que la documentación anterior cumple la normativa. Si has confiado en un camperizador profesional podrás dormir tranquilo, la furgoneta superará la inspección sin incidencias.

¿Qué problemas puedes tener si no homologas?

Hecha la ley, hecha la trampa. Algunos campers evitan pasar el proceso anterior, ya sea para reducir costes o para disfrutar de su nueva furgoneta de inmediato.

Las consecuencias de anclar muebles, incumpliendo la ley, son tres:

  1. Multas que rondan los 200€.
  2. Inmovilización del vehículo.
  3. Anulación del seguro en caso de accidente.

 

Si tienes pensado camperizar un furgón te recomendamos seguir al pie de la letra la normativa vigente.

¿Cuánto tarda el proceso completo de homologación?

En el mejor de los casos, si facilitas la información necesaria para realizar el proyecto (documentación, fotografías, ticket de pesaje, etc.) y no hay retrasos en la entrega de la documentación por parte del taller o de la empresa encargada del proyecto, rondará los dos meses desde el inicio.

Es un proceso lento, pero merece la pena.

Aviso a navegantes: ¡camperizar engancha!

Y hasta aquí esta pequeña guía sobre camperizaciones. Espero que te haya parecido muy interesante. 

¡Salud y muuuuuucho Km camper!